Sin categoría

¿Cómo se hacen las achiras?

como se hacen las achiras

¿Alguna vez te has dado el gusto de probar unas buenas achiras huilenses? Si tu respuesta es positiva, entonces, seguramente estamos de acuerdo en que es uno de los mejores bocadillos que pueden existir y si tu respuesta es negativa, entonces, tienes que probarlas cuanto antes para que entiendas de lo que hablo.

Es que las achiras tienen un sabor saladito único y una textura tan crocante, que al final siempre te dejan con ganas de querer más.

Ahora bien, si no se te hace fácil comprarlas o si quieres intentar hacerlas en casa para complacer tu antojo y el de tu familia cada vez que quieras, has llegado al sitio correcto, porque aquí te enseñaremos cómo se hacen las achiras. Así que sin darle más vueltas al asunto, empecemos de inmediato.

Así se hacen las achiras

Debes tener en cuenta que la preparación de los bizcochos de achira es muy tradicional, ya que este bocadillo es emblemático y representativo del Huila, por lo que sus habitantes conservan la receta para así mantener ese sabor único que solo tienen las achiras huilenses.

Las achiras Ursula son hechas con ingredientes 100% naturales y cuentan con ese sabor único, recuerda que nos puedes contactar por whatsapp para comprar.

Aparte de deliciosa, una de las ventajas de esta receta es que lleva pocos ingredientes, es fácil de hacer, no precisa de mayores esfuerzos y tampoco requiere de largas horas de cocción.

Achiras Huilenses

La receta que voy a darte  requiere de una inversión económica y rinde para entre 200 y 220 achiras (dependiendo del tamaño que las hagas). Es decir, que las puedes usar para vender y así empezar tu propio negocio de venta de bocadillos o usarlas para compartirlas con familiares y amigos.

Lo cierto, es que independientemente de los que vayas a hacer con tus achiras, el resultado será tan delicioso, que una vez que aprendas a hacerlas no dejarás de prepararlas constantemente.

Ingredientes:

  • 500 gramos de almidón de sagú
  • 1 Kg de Cuajada
  • 2 Yemas de huevo
  • 120 gramos de mantequilla derretida
  • 1 pizca de sal (este ingrediente es opcional)

Preparación

Paso 1. A rallar la cuajada

Lo primero que hay que hacer es rallar la cuajada y este paso es muy importante para conseguir unas achiras deliciosas. El secreto está en rallar la cuajada lo más fina posible para que así se pueda integrar y fundir perfectamente en la masa que vamos a realizar.

Para ello, es recomendable usar la parte más fina del rallador o triturar la cuajada en un molino.

Paso 2. Hagamos la masa

Ahora sí, empezamos a hacer la masa. Para ello, colocamos el almidón de sagú en un bol o recipiente amplio y seguidamente agregamos la cuajada rallada bien fina, las yemas de huevo, la mantequilla derretida y la pizca de sal (si deseas).

Ahora empezamos a amasar y aquí el secreto es no agregar agua o cualquier otro líquido, de ese modo la masa quedará con la consistencia adecuada.

Paso 3. Masa sin grumos

Cuando la masa esté integrada retírala del recipiente y espárcela por el mesón o encimera. Aquí debes continuar con el amasado y este debe ser más enérgico porque el objetivo es eliminar los grumos que pueda tener la masa.

Algo que funciona muy bien para deshacerte de esos grumos indeseados, es restregar o arrastrar la masa contra el mesón usando la palma de tu mano.

Paso 4. Armado de las achiras

Luego de amasar enérgicamente y de asegurarte que has conseguido una masa suave y homogénea, entonces viene la mejor parte, es decir, comenzar el armado de la achiras.

Para ello, porcionamos la masa en varios pedazos y luego comenzamos a estirar las porciones de masa hasta hacer tiras largas y finas de aproximadamente 1 cm de grosor. Después, con un cuchillo dividimos las tiras en pequeños palitos o deditos. Procura que te queden todos del mismo tamaño.

Cuando ya estén formados todos los deditos, es aconsejable darles una última rodada sobre el mesón para redondear sus bordes y lograr que tengan un aspecto más bonito. De esta forma ya tenemos nuestros bizcochos de achira armados.

Paso 5. Acomodar en la bandeja

Tomamos una bandeja grande que quepa en el horno y vamos poniendo los bizcochos de achira con mucho cuidado. Se debe dejar un espacio de aproximadamente 2 cm entre cada achira.

En este caso, no es obligatorio enharinar o engrasar la bandeja, ya que esta masa hecha con almidón de sagú no suele pegarse en las superficies. Sin embargo, si es de tu gusto hacer esto hazlo con confianza.

Paso 6. Primer horneado

Para que las achiras queden sencillamente espectaculares el secreto es hornearlas 2 veces. Así lo hacen quienes conservan la tradición de esta receta, y es justo a esas personas a quienes mejor les saben los bizcochos de achira.

Entonces, precalienta tu horno a 200ºC y luego introduce la bandeja por un espacio de 15 minutos. Con este primer horneado las achiras se cocinarán y obtendrán un leve color dorado.

Hay personas que las hornean en horno de barro y el resultado final es aún más delicioso, por lo que si tienes uno de estos en casa no dudes en utilizarlo.

Paso 7. Reposo

Pasado el tiempo del primer horneado saca la bandeja del horno y deja las achiras reposar por 10 minutos. De esta manera el sabor se irá potenciando.

Paso 8. Segundo horneado

Para obtener unos bizcochos de achira bien dorados, crocantes y sabrosos; hornéalos por 5 minutos más a una temperatura de 200ºC. Cuando salgan del horno tendrán ese color característico de este bocadillo, estarán muy crujientes y suaves a la vez, olerán delicioso y sabrán aún mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.